¿Qué es el small data y qué ventajas tiene?

  • twitter
  • linkedin
  • facebook
  • email

La historia de la observación científica vivió su particular revolución durante el siglo XVII: las lentes de los primeros telescopios permitían por primera vez ver de cerca el firmamento y las estrellas que lo pueblan. Pero, al mismo tiempo, ese salto en el conocimiento también nos acercó a lo que al ojo se le escapa por el otro extremo: los microscopios permitieron observar las formas de vida minúsculas que nos rodean. En la publicidad digital hemos asumido como una herramienta más la big data. Pero, ¿qué pasa con la small data?

El small data es, en cierto modo, volver al inicio, cuando no existía la posibilidad de manejar ágilmente grandes cantidades de datos. Así, el small data es un concepto que se utiliza para hacer referencia a conjuntos de data más pequeños y accesibles. Por este motivo son una alternativa muy atractiva para empresas de menor tamaño que tienen más limitaciones logísticas. 

Por el contrario, el big data es un término que engloba a paquetes de datos de un volumen mucho mayor. Una información que, cuando se procesa y analiza bien, puede permitir a los profesionales extraer numerosos insights que guíen sus estrategias de marketing.  

Diferenciar el big data y el small data en función de las tres V

Una forma muy útil de entender bien las características principales tanto del big data como del small data es utilizar las tres V, tal y como explican desde Actions data:

  • Volumen de datos. Como se desprende del propio nombre de cada tipo de data, en el caso del big data se trabaja con un volumen de datos mucho mayor que en el del small data. 
  • Variedad de los datos. Hablar de variedad de datos es hablar del tipo de datos que se trabajan. En este caso, el small data busca dar con insights útiles a partir de información bastante concreta. Sin embargo, el big data trabaja con todos los tipos de información y variables posibles con el objetivo de obtener resultados muy precisos. 
  • Velocidad de procesamiento. En ambos casos se busca obtener conclusiones en un lapso breve. Pese a esto, el big data, al trabajar con más datos y procesos más complejos, la inversión de tiempo suele ser mayor. En el caso del small data se usan procedimientos que permiten sacar conclusiones más pronto. 

Las nueve ventajas del small data

Implementar el uso de small data en una estrategia tiene algunos beneficios que lo convierten en una opción de lo más interesante. Desde Galerna Estudio señalan los siguientes: 

  • Su uso es más sencillo. La tecnología que se requiere para trabajar con small data es mucho más fácil de utilizar y más accesible. 
  • Permite conocer mejor al usuario. Cuando se aprovechan los datos para entender el comportamiento del usuario, se obtiene un conocimiento que se puede aprovechar para personalizar las campañas y que así sean más relevantes para la audiencia. 
  • Es especialmente útil para llegar al cliente final. Utilizar este tipo de data cobra un valor añadido en el caso de las empresas que se dirigen al cliente final. Gracias al small data pueden conocer mejor el día a día de su audiencia y optimizar su experiencia.
  • El análisis es más sencillo. Se estudia la huella del usuario y se obtiene información detallada y personalizada a partir del entorno más cercano y con datos fácilmente interpretables. 
  • Mejora la interacción con los usuarios. Esto se consigue gracias a la obtención de datos que afinan el conocimiento del usuario y, como consecuencia, mejoran las acciones que se llevan a cabo. 
  • Mejora del ROI. Si se conoce mejor al usuario y se hacen campañas más relevantes para él, esto se traducirá con mayor probabilidad en un retorno de la inversión. 
  • Ofrecer información relevante a la audiencia. Al tener más datos sobre lo que interesa a los usuarios es más fácil dar con el mensaje relevante y útil para los usuarios. Es decir, aprovechar el conocimiento del mercado a partir del small data para adaptar las campañas y reducir la duración del proceso de compra. 
  • Conseguir una conexión entre la marca y el cliente. Escuchar a los usuarios y conocerles mejor a través de los datos es una práctica integrada en el small data. Un trabajo que ayuda al crecimiento del negocio a través de la mejor relación con los clientes. 
  • Impulsar al público objetivo a la acción. Utilizar adecuadamente la data para hacer recomendaciones, ofertas o lanzar mensajes directos a la audiencia incentivará a los usuarios a realizar una acción. 

En definitiva, el small data puede ofrecer mucho a las empresas, especialmente a aquellas de menor tamaño que tengan más dificultades de acceso a la logística que implica el big data

 

 

¿Conoces la newsletter mensual de publicidad y marketing digital de Adevinta? ¡Suscríbete aquí y no te pierdas las novedades del sector!

 

¿Quieres saber más sobre Adevinta Spain?